Tratamientos con Toxina Botulínica ó Bótox

El tratamiento con toxina consiste en la infiltración en la piel de una proteína natural purificada. Es el tratamiento de elección para eliminar las arrugas de expresión del tercio superior de la cara (frente, entrecejo y patas de gallo).

Las arrugas se eliminan gracias a que conseguimos relajar los músculos que las producen, y no por un aporte de relleno. El resultado es una cara más relajada, con un aspecto más rejuvenecido pero sin perder la expresividad facial.

Tiempo tratamiento

30 minutos

Hospitalización

No requerida

Anestesia

Local

Resultados

4 ó 5 días

A quién va dirigido este tratamiento

Todos aquellos que deseen un efecto rejuvenecedor en su rostro con apertura de la mirada y mejoría de rictus serios con sensación de enfado o tristeza.
La toxina tiene también otros usos, como para el tratamiento del bruxismo (el hábito de apretar o rechinar los dientes durante la fase del sueño).

Método de aplicación

Puede administrarse previamente algo de anestesia tópica aunque la mayoría de las veces la molestia es perfectamente tolerada sin uso de crema anestésica.
La técnica consiste en la infiltración mediante una aguja extrafina de la toxina botulínica en el músculo de la zona que se desea tratar, produciendo su relajación e inhibiendo el movimiento del mismo durante un período de 6 meses aproximadamente. De ahí que su aplicación fundamental en estética sea el tratamiento de las arrugas de expresión, es decir, aquéllas que aparecen en el entrecejo, la frente o el contorno de los ojos.

Tras el tratamiento con toxina botulínica

Tras el tratamiento, el efecto se inicia habitualmente a partir del tercer día.
No se puede adoptar posiciones que condicionen el apoyo de la zona tratada, como la lateralización de la cabeza durante las 6 horas posteriores al tratamiento.
Se puede aplicar frio en las zonas de infiltración.
No se puede hacer deporte ni usar la sauna durante las siguientes 24h

Se realiza una revisión a los 15 días para valorar los efectos del tratamiento.

Preguntas frecuentes

Los resultados suelen ser muy satisfactorios para las pacientes, aún teniendo que repetir el tratamiento cada 4-6 meses, en función de la fuerza muscular y la profundidad de las arrugas. También depende del numero de tratamientos previos realizados ya que cuantas menos exposiciones se hayan realizado a la toxina, los efectos tendrán mayor durabilidad.

La infiltración no es dolorosa, y se realiza en la consulta de forma ambulatoria en unos 30 minutos. Los resultados no son visibles hasta 3-5 días después.

Se puede retomar la vida laboral y social habitual casi de forma inmediata después del tratamiento, ya que aunque puede aparecer algún pequeño hematoma, se puede ocultar con maquillaje y desaparece en pocos días.