Braquioplastia o Lifting de brazos

Es la cirugía que permite corregir la piel y grasa “colgante” en la zona posterior de los brazos y que causa una gran preocupación y depresión psicológica a muchas mujeres.
Es un procedimiento sin riesgos, que se puede hacer de forma ambulatoria bajo sedación y en general, con gran satisfacción de las pacientes a pesar de cicatrices solamente “semi-ocultas” y una recuperación a veces lenta.

Pacientes a los que va dirigido la braquioplastia Lifting de brazos

Paciente de todas las edades, con sensación de exceso de piel y grasa a nivel de miembros superiores. Se realizará una evaluación previa del estado de salud del paciente.
Habrá que realizar una valoración por especialista para tener unas perspectivas claras del tratamiento.

Cómo es la braquioplastia Lifting de brazos

Liposucción simple: a veces es suficiente una simple liposucción para mejorar el aspecto de un brazo. Sin embargo, salvo en pacientes con un grado leve, el exceso de piel es lo más frecuente y hay que extirparla.
Braquioplastia de piel y grasa: Se realiza en general primero una liposucción e inmediatamente después, se valora el exceso de piel y se extirpa en un huso “en cola de pez” mediante una incisión que va desde la axila al codo. La cicatriz es amplia pero suele quedar disimulada con el brazo pegado al cuerpo.
La cirugía es minuciosa para mejorar la calidad de la cicatriz que es visible al levantar los brazos por eso normalmente se tarda unas 3 horas o más, dependiendo de la extensión a tratar. En general se realiza con anestesia total pero no siempre es necesario el ingreso en la clínica o solo una noche.

Postoperatorio de la braquioplastia Lifting de brazos

Tras el paso de unos días de la cirugía es normal el aumento de sensibilidad e hinchazón que irá cediendo con el paso del tiempo.
Aproximadamente en 15 días podrá realizar vida casi normal. Con el tiempo, se irá acentuando el efecto de la cirugía, con resultados definitivos a partir de los 3 meses.

Tiempo tratamiento

3h

Hospitalización

Ambulatoria, general

Anestesia

Sedación o General

Resultados

3 - 4 Semanas

Las complicaciones suelen ser de escasa gravedad, y de fácil resolución. La presencia de Hematoma es la complicación más habitual, asociando un acolchamiento de la zona y cambio de coloración. Con el paso del tiempo, y uso de tratamiento orientado por su especialista, esta complicación no suele acarrear grandes dificultades de manejo.

La realización de ejercicios suaves y masajes progresivos, una vez pasado el período recomendado de recuperación postquirúrgica, ayudará a un adecuado drenaje linfático, así como a evitar futuras recidivas parciales.

Normalmente la cicatriz es visible, dura y enrojecida, al levantar los brazos durante unos meses. Luego la aceptable decoloración es la normas. Se disponen de múltiples posibilidades de retoques quirúrgicos, pasado unos seis meses de la operación, para mejorar la cicatriz residual.