En qué consiste la liposucción-cirugía para la obesidad

La liposucción está destinada a corregir aquellas zonas del cuerpo que presentan acumulo de grasa rebeldes a las dietas y al ejercicio, en ningún caso es un sustituto a la pérdida de peso, sino un método para retirar grasa localizada, aún en zonas relativamente extensas.

 

Mediante esta técnica se puede aspirar grasa de distintas partes del cuerpo: caderas, muslos, rodillas, abdomen, etc. y en algunas ocasiones es complementaria a otras intervenciones (ej.: abdominoplastia).

Liposucción - cirugía para la obesidad

Tiempo tratamiento

Hospitalización

Requerida

Anestesia

Local y sedación

Resultados

Pacientes a los que va dirigido la liposucción-cirugía para la obesidad

Los candidatos ideales para someterse a esta intervención son personas que poseen un peso relativamente normal pero que tienen cúmulos de grasa en áreas localizadas. Es necesario un estado general de salud bueno, estabilidad psicológica, y que sus expectativas sean realistas. Lo más importante para obtener un resultado óptimo es poseer una piel firme y elástica.

 

En cada caso, el cirujano plástico evaluará el estado general del paciente, los depósitos de grasa existentes y el tono y firmeza de la piel. Se le explicarán los métodos alternativos para mejorar el contorno corporal, y se discutirán las opciones o la combinación de procedimientos que se adapten mejor.

Cómo es la liposucción-cirugía para la obesidad

Esta intervención se realiza con anestesia local y sedación, en la mayoría de los casos. A veces, si la lipodistrofia es extensa o afecta a varias zonas se llevará a cabo con anestesia general. La técnica se debe realizar en quirófano, consiste en la aspiración de la grasa mediante la introducción de una cánula conectada a una máquina de vacío o a una jeringa especial, en el área previamente marcada.

 

Una vez realizada la operación, se utilizará un vendaje compresivo o una prenda elástica según la zona tratada.

 

Es normal que aparezcan hematomas e inflamación de los tejidos, se deben evaluar los resultados transcurridos unos tres meses desde la intervención.

Postoperatorio de la liposucción-cirugía para la obesidad

La recuperación de este tipo de intervención es un proceso gradual, se deberá evitar actividades intensas durante las 2 a 4 semanas posteriores.

Los puntos serán retirados entre los 5 y 10 días, y se puede volver a trabajar desde los 2 ó 3 días en los casos localizados. En las intervenciones mayores la recuperación puede durar más de 2 o 3 semanas, dependiendo de la extensión.

La hinchazón y los hematomas desaparecerán en general el primer mes tras la intervención. Una mínima inflamación puede mantenerse durante 6 o más meses.

Preguntas frecuentes sobre la liposucción-cirugía para la obesidad.

La técnica muy efectiva, y los resultados pueden ser permanentes, siempre y cuando se mantenga una dieta adecuada y se practique ejercicio periódicamente. La mayoría de los pacientes están muy satisfechos con su resultado final.

 

Si estás considerando la posibilidad de someterte a esta intervención, debes consultar con un cirujano experimentado en estas técnicas pues su aplicación es muy variable según las zonas a tratar. Nos puede consultar sin compromiso para conocer más detalles acerca de la cirugía a realizar en su caso y de los resultados a esperar. A veces hay factores personales y expectativas que debe tratar con su cirujano plástico.