Blefaroplastia

Con el paso de los años, el exceso de piel y las bolsas de grasa de los párpados superiores e inferiores, dan un aspecto de cansancio, envejecimiento e incluso de tristeza a nuestro rostro. Con la cirugía de párpados (blefaroplastia) conseguimos corregir esta alteración, devolviendo a nuestra mirada el aspecto juvenil que lucía anteriormente.

Casos Clínicos

La aparición de bolsas de grasa, sobre todo en párpados inferiores, es más frecuente a partir de los 35 años, por el debilitamiento progresivo de nuestros tejidos, pero pueden aparecer a cualquier edad ya que en ocasiones tienen carácter hereditario.

La cirugía de párpados (blefaroplastia) es una intervención de corta duración, con un postoperatorio sencillo y unos resultados duraderos.

Pacientes a los que va dirigido

Método de aplicación

Tras el tratamiento

1

Tiempo

de 40 m. a 2 horas

2

Hospitalización

Cirugía ambulatoria sin ingreso en general

3

Anestesia

Local o general dependiendo de cada caso

4

Resultados

7 a 15 días por hematomas

Preguntas frecuentes

Las complicaciones de la Blefaroplastia suelen ser poco frecuentes y de poca gravedad, y en general reversibles de forma espontánea al cabo de unas semanas.

Las complicaciones más comunes son los hematomas, el edema, el lagrimeo por laxitud o “pereza” del párpado inferior que requiere una gimnasia palpebral y rara vez cirugía. Solo los hematomas importantes del globo ocular nos pueden preocupar de ahí la importancia de su prevención con el reposo ocular y la aplicación de frío local los primeros días

Los hematomas normales suelen durar unos 15 días y van desapareciendo progresivamente y a veces más lentamente.

El exceso de piel en párpados superiores, puede volver a aparecer pasados los años, pudiendo requerir su extirpación nuevamente aunque no es frecuente.

En cambio, la extirpación de las bolsas de grasa en párpados inferiores, es muy duradera, y habitualmente no reaparecen salvo en casos especiales (enfermos renales)