Toxina Botulínica o Bótox

El tratamiento con toxina consiste en la infiltración en la piel de una proteína natural purificada. Es el tratamiento de elección para eliminar las arrugas de expresión del tercio superior de la cara (frente, entrecejo y patas de gallo).

Las arrugas se eliminan gracias a que conseguimos relajar los músculos que las producen, y no por un aporte de relleno. El resultado es una cara más relajada, con un aspecto más rejuvenecido pero sin perder la expresividad facial.

Pacientes a los que va dirigido

Método de aplicación

Tras el tratamiento

1

Tiempo

30 minutos

2

Hospitalización

No se requiere

3

Anestesia

Local

4

Resultados

4 ó 5 días

Preguntas frecuentes

Los resultados suelen ser muy satisfactorios para las pacientes, aún teniendo que repetir el tratamiento cada 4-6 meses, en función de la fuerza muscular y la profundidad de las arrugas. También depende del numero de tratamientos previos realizados ya que cuantas menos exposiciones se hayan realizado a la toxina, los efectos tendrán mayor durabilidad.

La infiltración no es dolorosa, y se realiza en la consulta de forma ambulatoria en unos 30 minutos. Los resultados no son visibles hasta 3-5 días después.

Se puede retomar la vida laboral y social habitual casi de forma inmediata después del tratamiento, ya que aunque puede aparecer algún pequeño hematoma, se puede ocultar con maquillaje y desaparece en pocos días.