Lesiones cutaneas

Estas lesiones benignas o malignas, en especial en la cara, requieren unos procedimientos de Cirugía Plástica que dejen las menores secuelas cicatriciales posibles y muchas se realizan con anestesia local en nuestra consulta en Granada.

· Lesiones benignas como lunares, manchas pigmentadas, fibromas, quistes sebáceos, verrugas etc

·Lesiones cancerígenas a veces son «pre malignas» o ya nódulos y úlceras tumorales que hay que extirpar con márgenes de seguridad que obligan con frecuencia a realizar una cobertura con pequeños colgajos de piel local

Pacientes a los que va dirigido

Método de aplicación

Tras el tratamiento

1

Tiempo

30 min- 1 hora.

2

Hospitalización

No requerida

3

Anestesia

Local

4

Resultados

Inmediatos

Preguntas frecuentes

Antes se creía que los lunares que estaban en la palma de las manos o en el pie podían llegar a ser malignos en el futuro pero hoy en día se ha comprobado que no es así. Solo hay que sacarlos si molestan mucho por el roce.

Cuando se realizan incisiones en la piel siempre quedan cicatrices. Existen diferentes medios para minimizar o “esconder” la visibilidad de las mismas. El tiempo también suele jugar a favor de la mejora de las cicatrices. A modo general toda lesión cutánea ya sea por una herida o por la exéresis de un tumor de piel (lunar u otras) si es profunda dentro de la piel, va a dejar una cicatriz resultante. Pero si el tamaño de los lunares son pequeños, y tratados adecuadamente, es posible que la marca de la cicatriz pase desapercibida.

Es un tratamiento sencillo, completamente indoloro, que en general requiere una única sesión.

Las mejores épocas del año para eliminar las manchas de la piel son otoño e invierno, ya que es recomendable evitar el sol y las temperaturas altas durante y después del tratamiento.

A partir de mediados de septiembre es buen momento para acudir a la consulta para realizar un diagnóstico diferencial para determinar el tipo de mancha y el tratamiento adecuado.

Por lo general, las manchas solares se eliminan completamente tras aplicar el tratamiento.

Hay que tener en cuenta que el tratamiento puede requerir la combinación de distintas terapias y la aplicación de varias sesiones, en función del tipo de manchas que presente el paciente.

El tratamiento corrige la lesión cutánea concreta, pero no puede evitar la aparición de nuevas manchas. El paciente debe mantener cuidados de protección solar durante todo el año, ya que, si vuelve a exponer al sol la zona tratada sin protección, la melanina volverá a activarse y el proceso de formación de la mancha volverá a iniciarse. Por tanto, se recomienda extremar la protección solar de forma continua, ya que el sol está presente todos los días del año.