Liposucción y obesidad

La liposucción está destinada a corregir aquellas zonas del cuerpo que presentan acumulo de grasa rebeldes a las dietas y al ejercicio, en ningún caso es un sustituto a la pérdida de peso, sino un método para retirar grasa localizada, aún en zonas relativamente extensas. No obstante no es un método para corregir la obesidad generalizada.

Mediante esta técnica se puede aspirar grasa de distintas partes del cuerpo: caderas, muslos, rodillas, abdomen, etc… y en algunas ocasiones es una técnica complementaria a otras intervenciones (en braquioplastia, abdominoplastia, lifting.)

Tiempo tratamiento

1 - 3 Horas

Hospitalización

Requerida

Anestesia

Local y sedación

Resultados

Pasado edema 2 - 3 semanas

Pacientes a los que va dirigido la liposucción

Los candidatos ideales para someterse a esta intervención son personas que poseen un peso relativamente normal pero que tienen cúmulos de grasa en áreas localizadas.
En cada caso, el cirujano plástico evaluará el estado general del paciente, los depósitos de grasa existentes y el tono y firmeza de la piel. Es importante una estabilidad psicológica, y que sus expectativas sean realistas.
En caso de obesidad mórbida y generalizada se le explicarán los métodos alternativos para mejorar su obesidad y posterior corrección del contorno corporal.

Cómo es la cirugía de la liposucción

Esta intervención se realiza con anestesia local y sedación, en la mayoría de los casos. A veces, si la lipodistrofia es extensa o afecta a varias zonas se llevará a cabo con anestesia general. La técnica se debe realizar en quirófano, consiste en la aspiración de la grasa mediante la introducción de una cánula conectada a una máquina de vacío o a una jeringa especial, en el área previamente marcada.
Una vez realizada la operación, se utilizará un vendaje compresivo o una prenda elástica según la zona tratada.
Es absolutamente normal que aparezcan hematomas e inflamación de los tejidos. Se deben evaluar los resultados transcurridos unos tres meses desde la intervención.

Postoperatorio de la liposucción

La recuperación de este tipo de intervención es un proceso gradual, se deberá evitar actividades intensas durante las 2 a 4 semanas posteriores. Caminar es util.
Nos puede consultar sin compromiso para conocer más detalles acerca de la cirugía a realizar en su caso y de los resultados a esperar. A veces hay factores personales y expectativas que debe tratar con su cirujano plástico.

Preguntas frecuentes

En el inicio la liposucción se aplicaba a zonas limitadas y bien determinadas del cuerpo humano pues es un procedimiento que es de cierta agresividad quirúrgica con pérdida hemática y daños posibles a los tejidos a veces imprevisibles. Con el paso del tiempo y de los avances tecnológicos la liposucción ha ampliado mucho sus indicaciones y hoy en día puede aplicarse a muchas zonas incluso muy amplias del cuerpo.
Hay una gran variabilidad de técnicas y dispositivos actuales para realizar este procedimiento. Lo más habitual suele ser regiones amplias como abdomen, caderas, brazos. Gracias a sus distintos dispositivos de trabajo, también se puede aplicar a regiones más pequeñas como son pantorrillas, rodillas, pómulos o papadas.